Gracias a que escribo, recuerdo que ya pasó. Aparecen problemas con el agua, uno atrás de otro. Cuando termine con este voy a buscar el relato anterior.

Empezó con la canilla del baño. Salía cada vez menos agua, las veces que quise desenroscar el filtro de la punta para limpiar, no pude. Hasta que agarré la llave pico de loro y al hacer fuerza la rompí. La rosca parecía soldada. Fui a la ferretería, compré una nueva y la coloqué sin problemas. Dos días después, mi hijo me avisa que la ducha no cierra. ¿Cómo que no cierra? Era un feriado laborable, fin de semana largo, así que la ferretería de la otra vez estaba cerrada. Caminando llegué a otra donde encontré un reemplazo. La coloqué sin problemas.

En la misma semana se jodió la mezcladora de la cocina. Mi mujer gritó, se quedó con la canilla en la mano y había agua por todos lados. Corrí a cerrar la llave de paso general. Conseguí un reemplazo en la segunda ferretería del barrio. Se complicó un poco con las colillas, porque hay que trabajar en una posición incómoda para colocarlas.

Ya que estábamos en eso, nos decidimos a llamar a un sanitario para terminar de una vez con el tema de los goteos en el desagüe de la pileta de la cocina. Nunca había quedado del todo bien. Nos acostumbramos al trapo ahí abajo.
Decidimos llamar a una mujer que tenía buena referencia para hacer el trabajo. Cuando llegó y quise explicarle tuvo una actitud un poco rara, me tomaba el pelo. Así que miré a mi mujer y ella se ocupó de ahí en más. Reemplazó las piezas del desagüe y por unos días pareció quedar bien. En realidad fue más complicado, pero no tengo la paciencia necesaria y no creo que más detalles aporten demasiado.

La semana siguiente al subir a la azotea por otro tema, vi que la cañería de salida del tanque perdía. Llamamos a otro laburante con buena referencia. Analizando la situación resolvimos cambiar toda la cañería vieja, incluyendo la bajada hasta conectar con la parte nueva de la instalación, que tendrá unos 4 años. En día y medio lo terminaron. Cuando volvieron a conectar noté que la sisterna del baño no cargaba. Le pedí que la revisara. Hubo que cambiar la colilla de entrada de agua, que estaba tapada. La bomba que nos da más presión, también ocasiona de vez en cuando problemas cuando en alguna situación queda sin agua y luego vuelve a marchar, tose aire por las cañerías y se desprende alguna mugre que tapa filtros y colillas.

Al día siguiente subí a revisar y noté que el tanque perdía. La cañería estaba bien, pero se ve que con el movimiento del día anterior el tanque se resintió y abrió una pequeña fisura que habilitó el nuevo goteo. Llamé al sanitario, que ofreció traer de pasada un tanque nuevo. Lo pensamos un poco y resolvimos dejar la conexión de agua directa de la calle, porque vimos en el día y medio que estuvo conectada provisoria de esa manera, que la presión era mucho mejor. Quedó en venir al día siguiente, o sea hoy.

Me puse a cocinar y al terminar de lavar los platos escuché un ruido y un segundo después tenía los pies empapados por el desplome del desagüe de la cocina que hizo aquella mujer.

Ahora de mañana, mientras espero al sanitario para que termine de arreglar aquello y pedirle presupuesto por nuevo desagüe, recuerdo ese texto de la otra vez que hubo problemas continuados con el agua de la casa.