Arranqué a escribir hecho un demonio. Antes, tapé la masa en la cocina, porque pensé que tenía para rato. Descarté lo primero, lo segundo, tercero. El arroyito de cascola fue disminuyendo hasta convertirse en agua. Una pena.