Un caso entre manos

A los genios siempre se les muere un hermano de sangre o de otro lado, quedan huérfanos de chicos, los cría una abuela. Los genios cambian de país a cada rato, sufren severos disturbios catalogados como blandos. No son consecuentes en absoluto, o por tramos. Cultivan zapallos que se sacan como mocos. Los genios con un caso entre manos son tremendos, no van a querer conocer uno.

¡Siguiente!

En el sistema que tienen, tu compra avanza en canastos, después que pagás. Ocupa uno o varios, depende de lo que lleves. La mía se reparte en dos, los siguientes en la fila, pero el muchacho trae al mostrador la tercera. Charla con el afortunado en tono bajo, de viejos conocidos, mientras hace sus movimientos de embalaje: son bolsas de varios kilos de lentejas, arroz. Hunde la mano en cada punta, cuatro dedos, buscando formar un rectángulo más preciso, para que en el momento de pasar a la gran bolsa general, no se trabe. Antes de apoyarla contra el piso, la da vuelta. Esto sí, creo que ya fue juguete.

Una versión superlativa

Mire señora, mi sueño era encontrar alguien como usted. Explicar eso y que lo entienda. De una. Así. Que lo entienda.
Usted quiere colgar un objeto, señora. De esos que la gente cuelga en la casa, en las paredes. Vaya uno a saber por qué. Son trofeos, lugares donde la gente llega. A la gente le encanta eso de las metas. Ver evolución con algún sentido. La gente es loca por los sentidos.
Me desvío, señora, disculpe, a lo que iba: usted llega del trabajo, porque trabaja, señora, usted trabaja, vuelve hecha mierda, con cero ganas de nada. Y es difícil así pensar en un cuadro, en la estética de la cosa. A usted le chupa un huevo la estética, en determinadas circunstancias. Así que nada. Con eso, se le pueden llegar a ocurrir muchos lugares para el objeto, uno mejor que el otro, si anda bien ese día. Hay una versión de usted superlativa. Creamé, no importa si el mundo está o no preparado. En el peor de los casos, apunte en un papel las orejas que escuchan.

Consonántico de pares

-Si no le conseguimos ahora, se nos va de pista.
-¿Cuánto lleva?
-No sé, según las estadísticas, si no engancha antes de los 15 meses, las chances bajan en picada.
-¿Sabés que usaste dos ches en la misma frase?
-Pará, no me cambiés de tema. Estás como él, por dios te pido.
-En serio ¡vos sos de esos! si metés una jota te sentís obligado a compensarla con otra. Es una cualidad rara, inconsciente ¿no? Tienen un nombre, ustedes, que no me acuerdo. Hacen eso con las jotas, las efes, las chés. Los más mañosos, con la eñe. No lo pueden evitar. Cuando arrancan, no se detienen. Meten una oración común y una de éstas otras, queda solapado en el discurso.
-No sé de qué me estás hablando.
-Tres palabras con tilde, típico.

Crunchbang

(Post patrocinado)

Ahora que pasó, lo veo: tuve el problema que necesitaba para investigar lo que quería. Decía, se rompió la PC del taller, windous dejó de andar. Pantalla azul recurrente. Apagar y prender, ya no funciona. Hacerlo dos veces, tampoco. Instalar todo de vuelta, con los parches, no me entusiasma, más bien me pudre.

Decido migrar a linux. Pero pasa esto: todas las distribuciones que conozco se trancan por la mitad, queda el proceso congelado, no avanza. Al principio sospecho de los discos duros, pero un testeo dice que normal todo. Caramba.

Hice una reunión de directorio. Planteé el tema, calculé el tiempo, el presupuesto y el personal requerido. El plan: investigar los sistemas disponibles que den con el perfil, pensando en buscar algo óptimo para una máquina medio, medio baja. De unos 8 años. Quiero encontrar algo que no exija pero que tampoco subutilice recursos.

Perdonen si los aburro. Sé que estos temas no son populares, pero necesito dejar claro el tema. Soy amigo del resumen pero sin dejar de lado detalles jugosos.

Veamos, bajar un sistema operativo me lleva hoy 15 minutos, formatearlo a un pendrive, 5; instalar, media hora; toquetear y probar, depende. Empecemos. Testeo 7 en total. El que entró primero, aburrido. El segundo, aparatoso. El tercero, ridículo para el caso pero especial para alguna máquina muy vieja de esas que ya nadie quiere. El cuarto, muy presumido, el quinto ya no me acuerdo y el sexto sí, pero no te digo. El 7º es el vencido, tiene un nombre muy raro pero es cierto: Crunchbang y les gusta resumirlo en este símbolo #!. (El punto del final no forma parte.)