Vuelo a descolgar la ropa.

 

Desde que renuncié al trabajo, la relación cambió. No necesito comprobación sino comprensión. No entiendo qué me está diciendo.

Antes, podía sentir la lluvia de una manera más cercana, podía verla venir, irse, olerla. Avisaba cuando todavía no era tiempo de salir. Esperaba que llegara al trabajo. Quiero decir, había cierta empatía.
Ahora tengo estas preocupaciones que me llevan el día y no puedo estar atento. Aparece sin más. Vuelo a descolgar la ropa.

 

632.380, al momento de poner el título.

Estoy sentado hace rato delante de la música pero no sé qué poner. 632.447 temas y no me sirve ninguno. Me empiezo a sentir mal. Miro para atrás en el tiempo, si anduve insoportable. Me diagnostico. Trato que despierte el cerebro y zonas del conurbano.
Revisando el día encuentro que pasaron dos cosas. Una no me la acuerdo y la otra no tiene importancia. Pero igual, cualquiera de las dos: fueron abejas. Sé que murieron porque dejaron aguijón. 632.446 temas y yo nada. Acabo de borrar uno. No sé qué hacía en mi selección.