Categoría: Juana

Cómo era

Entraba una mina y él decía bueno, llegó el dulce. Entonces todos lo miraban y sacaba -no sé- bombones de su bolso y ofrecía. La confusión duraba un momento. No sabés cómo le garpaba después, cómo duraba el segundo ese que le creías. CompartirCorreo...

Leer más

Una versión superlativa

Mire señora, mi sueño era encontrar alguien como usted. Explicar eso y que lo entienda. De una. Así. Que lo entienda. Usted quiere colgar un objeto, señora. De esos que la gente cuelga en la casa, en las paredes. Vaya uno a saber por qué. Son trofeos, lugares donde la gente llega. A la gente le encanta eso de las metas. Ver evolución con algún sentido. La gente es loca por los sentidos. Me desvío, señora, disculpe, a lo que iba: usted llega del trabajo, porque trabaja, señora, usted trabaja, vuelve hecha mierda, con cero ganas de nada. Y es difícil así pensar en un cuadro, en la estética de la cosa. A usted le chupa un huevo la estética, en determinadas circunstancias. Así que nada. Con eso, se le pueden llegar a ocurrir muchos lugares para el objeto, uno mejor que el otro, si anda bien ese día. Hay una versión de usted superlativa. Creamé, no importa si el mundo está o no preparado. En el peor de los casos, apunte en un papel las orejas que escuchan. CompartirCorreo...

Leer más

Oh baby

Dijo que tocaría dos bocinas. Con esa tendencia a complicar, dijo que el primer toque sería más largo que el segundo, para evitar confusión. Dijo que por lo general los bocinazos son iguales, o el segundo más largo que el primero. “En esa cuadra hay un teatro y paran muchos taxis”. Ahí debió terminar el asunto. Pero imaginé esos toques y no me gustaron, es más, me parecieron muy feos. Escuchaba el primero más largo que el segundo y parecía que algo quedaba mal resuelto. En vez de decirle eso, sugerí que capaz (me vino tos) no era necesario tanto detalle. A esa hora no hay función ni muchos taxis como piensa. Él conoce bien esa cuadra, habló de un restaurante, un banco y un local donde prestan dinero, muy conocido por la cantidad de publicidad. “Hay autos en segunda fila todo el tiempo”. Es cierto. Está bien, perfecto. Pero capaz que un mensaje de texto es más directo, ¿no? En el silencio que vino después, me acordé que no se lleva bien con el teclado. Tiene dedos grandes, aprieta varias letras sin querer. No lo usa muy seguido. Ahora lo tiene boca abajo arriba de la mesa. Vibra. No lo mira enseguida. Intento mirar para otro lado, escucho la lavadora. Al día siguiente, un momento antes de la hora, de tanto que hablamos no recuerdo en qué habíamos...

Leer más

Verdes

Vi los pantalones con escamas de la mina desde el ómnibus y justo me bajaba. El primer impulso fue tocarlos pero no creo que estuviera dispuesta, ni pidiendo permiso. Mandé el mismo mensaje a cuatro amigas. Una no contestó y no es la primera vez. Tendría que dejar de pensar en ella como amiga, pero me sirve el dato para querer un montón a las otras tres. Pau dice que nunca vio. Lis que son re comunes. Adivinen quién la complicó. Sí. Y preguntó si tenían o no relieve. No entendí un pomo, así que me pidió que me fijara si salían un poquito para afuera de la base del pantalón, pero ya no estaba ahí. CompartirCorreo...

Leer más

Novio nuevo

La llamaba Paty, pero nosotros la conocimos como Peta, y nos parecía que le quedaba mejor. Él decía que no la distinguía. Ella manejaba fatal ese tema. La gente le cambiaba el nombre. En un cumpleaños contamos cinco maneras. Me sorprendí. Había mejores y peores. CompartirCorreo...

Leer más
  • 1
  • 2

Categorías

gestión web