Acá al lado hay un papel que empieza a verse mal –en algún tiempo es probable que pierda su virtud legible– hablando de un relato posible de mi relación con la música.

Horas por día durante muchos años. 40. Elección contínua del ambiente. Su capacidad de colchón, de absorber las cosas que al final del día dan igual porque son repetidas. Siempre voy a querer investigar otras lógicas. Este es el punto. Parece que no puedo permitirme otra cosa.

Luego esta cuestión de la adicción a radio de jazz clásico. Podría ser cualquier otra. Pero no. Es la de jazz clásico. En este caso no aparece la curiosidad por los datos. Todo lo que suena ahí mantiene la frecuencia.